lunes, 17 de agosto de 2009

Hasta el infinito y más allá: 9,58



Usain Bolt regresó al futuro en Berlín, escenario de un récord abrumador (9.58 segundos), pero previsto. Así son las cosas con un atleta que ha convertido la prueba de 100 metros en una saga cercana a la ciencia ficción. Se impone la realidad de sus marcas porque Bolt vive aquí y ahora, porque es contemporáneo de Tyson Gay y porque corre en la misma pista que ellos. Pero sus marcas se escapan a la imaginación. Hace dos años era un proyecto de gran especialista en los 200 metros, quizá un campeón de 400. No se le conocía marca alguna en los 100 y era difícil confiar en un muchacho de casi dos metros. Parecía que la carrera conspiraba contra su naturaleza. Ahora se justifican los memorables récords de Bolt por su naturaleza privilegiada. Se trata del típico caso donde el hombre rompe todos los esquemas y define una nueva época.

El veterano Dwain Chambers, primer actor de los 100 metros desde los Mundiales de 1999, definió perfectamente lo que sucedió en Berlín. "¿Bolt? Se fue de mi vista y luego desapareció", declaró en la congestionada zona de entrevistas. Todo el mundo quería una explicación, algo que ayudara a comprender el tamaño de la proeza. No había mucho que decir. Se fue y desapareció, así de simple.

La carrera no tuvo el contenido de su actuación en Pekín, donde inmediatamente se especuló sobre su margen de mejora. Esta vez no bajó los brazos, ni saludó, ni sonrió. Hizo un trabajo extremadamente profesional. Salió bien, corrió perfectamente, se destacó y no permitió ninguna maniobra de Tyson Gay. El atleta estadounidense ofreció su mejor versión, la de un velocista admirable, capaz de exprimirse en las circunstancias que todos detestan. Gay logró el récord estadounidense más anónimo de la historia. Fue segundo con 9.71, una marca que hace poco más un año habría sido récord del mundo. Ahora es un registro inapreciable, una anécdota a pie de página. Nada. Así de injusto resulta coincidir con un marciano.

Toda la trayectoria de Bolt en los 100 metros se resume en dos temporadas, las que le han permitido progresar casi medio segundo. Este salto descomunal no tiene precedentes en el atletismo. Medio segundo es medio siglo en las pruebas cortas. En 2007 corrió por primera vez los 100 metros, una prometedora presentación (10.03) que pasó inadvertida. Aunque la fama de Bolt le venía desde su etapa juvenil, cuando lograba registros de adulto, nadie se fijó en sus posibilidades.

Su entrenador, Glenn Mills, le permitió la incursión por razones circunstanciales. Quería afinarle para los 200 metros, su prueba natural. El experimento se le fue de las manos. En mayo del pasado año, en su tercera competición en los 100 metros, Usain Bolt batió el récord del mundo: 9.72 segundos, dos centésimas mejor que la marca establecida por su compatriota Asafa Powell. El récord tuvo un doble valor añadido. Lo hizo en Nueva York, con la agitación mediática que eso supone, y frente a Tyson Gay, la estrella del momento. Bolt había entrado en la distancia para conquistarla, no como instrumento para preparar los 200. Parece que ha pasado un milenio desde entonces. Con Usain Bolt se produce esa paradoja. En una prueba caracterizada por la erosión transcurrieron 39 años para bajar las 21 centésimas que separaban a Jim Hines, 9.95 segundos en 1968, de Asafa Powell, 9.74 en 2007, Usain Bolt prefiere dar bocados. Sus trallazos sacuden la velocidad como jamás se ha visto. Tres centésimas en Pekín, con los flaps bajados. Y ahora, 11 centésimas. Sus marcas anteriores se hacen viejas al instante, su progresión no es humana. Bolt
nos traslada a otra época.

Toda la jornada derivó en una larga espera de la final. No había otra cosa en el horizonte. Bolt lo tapa todo. La semifinal fue un aperitivo con los mismos ingredientes de costumbre. Bolt jugó, se divirtió, irritó a los más solemnes y ganó. Su aproximación a la prueba contrastó con la puesta en escena de Tyson Gay, un atleta minucioso, detallista, de una seriedad imponente. Está en las antípodas del astro jamaicano. También en su estilo. Pequeño, compacto, agresivo, decididamente estadounidense, Gay intentó el milagro en la final, pero Bolt no le concedió ninguna oportunidad. No cometió ningún error. Su velocidad de reacción (0.146 segundos) fue mejor de lo habitual. Los dos primeros pasos largos y fluidos. La aceleración instantánea. Sólo le resistió Daniel Bailey, pero su réplica fue un espejismo. Bolt surgió incontenible y nunca miró atrás. Su zancada nunca transmitió un signo de crispación. Detrás, Tyson Gay se peleaba con todo: con la pista, con los rivales, con la lesión de pubis que le amarga desde hace meses. En condiciones normales habría arrasado. En la inusual condición que supone enfrentarse a Bolt, Ty Gay estaba condenado a una derrota segura.

Así fue. Quienes esperaban alguna señal de duda, no la encontraron. A Usain Bolt no le afecta nada. Ni Tyson Gay, ni nadie. Se fue y desapareció, como dijo Dwain Chambers. Sólo a última hora dio alguna señal de relajación: miró a la derecha y luego a su izquierda, donde figuraba el marcador digital. Allí estaba registrado su récord: 9.58 segundos. Atrás quedaba Pekín. Ahora es Berlín, donde Bolt ha regresado al futuro. Pero lo más asombroso es que la saga continuará. De eso no hay duda.

7 comentarios:

Joselillo dijo...

Si no recuerdo mal, el otro dia creo que Bolt dijo que será capaz de bajar del 9'50... qué barbaridad.
Como siempre un placer leerte! Ya que en las charlas de Marca es casi imposible, por lo menos desde aqui puedo decirte que me pareces el mejor periodista deportivo del panorama español. Un saludo!

Carlos Esteve Rozas dijo...

No vas a actulizar ucho el blog no? Que pena....ya me había hecho a la idea de ver todo lo relacionado con Segurola en un blog.....no me pierdo nada de lo que escribe.

Si le das un empujón seguro que triunfas!

Saludos

Angel Sanz dijo...

Hola que tal, soy Angel Sanz , Si le interesa poner anuncios de texto en tus blogs.
Puedes ganar hasta 50 euros por cada blog o web.

Nuestra empresa le asegura enviarle sus pagos de diferentes maneras: Transferencia bancaria,wester union,paypal,moneygram. Los pagos son mensuales.

Usted solamente debe colocar los enlaces en los post de su blog y listo ya comenzara a ganar dinero.
Cualquier interesado enviarnos sus blogs, para poder revisarlos. Este es uno bueno

Un Saludo cordial.
Angel Sanz
tel : (+34) 691 533 734 // Valencia,ESPAÑA Prefijo de España (34)

Para mas información puedes contactarme por correo o chat:

angelsanz.comercial@hotmail.com

Puedes contactar por facebook si quieres :

angelsanz.comercial@hotmail.com


Tambien tenemos un sistema de referidos , que ganas una comision mensual
Por cada sitio/blog recibira una comision hasta de 7.5 euros mensuales.

Wotzbely Suárez dijo...

Qué lástima que ya no subieron más artículos.

Elburroblanco dijo...

Hola, os invito a ver mi blog de fútbol. www.elburroblanco.com

Oscar dijo...

Santiago...una entrada sobre lo de Paco Gonzalez tu que sabes bien quien se mueve en la ser.

Maquillaje y Estética Tammystyle dijo...

Buenas tardes, hemos encontrado su Web en Google y nos gustaría proponerles un intercambio de enlace (texto). Nos beneficiaría a ambos, mejorando nuestra posición en todos los motores de búsqueda.

También aprovechamos para ofrecerle nuestros servicios como estudio creativo (diseño web, gráfico, impresión y vídeo).

Agradecemos su tiempo y disculpen las molestias.

Miguel Ángel R.C.
Responsable de marketing.
miguel@websmultimedia.com
Websmultimedia.com